Cómo leer el recibo de luz y más tips para ahorrar

Hay ocasiones en las que cuidar el planeta y fomentar el ahorro en el hogar van de la mano, ¡esta es tu oportunidad para lograr ambos objetivos ligados! El primer paso es aprender cómo leer tu recibo de luz.

Por Lexema Media

Según datos de la última encuesta realizada por el INEGI (Instituto Nacional de
Estadística y Geografía), en México el 99% de las viviendas habitadas cuenta con energía eléctrica, pero tan sólo el 0.25% utiliza energías renovables, como la luz solar.
Al ser cada vez más escasos los recursos naturales, éstos se vuelven más costosos y es fundamental utilizarlos de manera inteligente y no sólo proteger el planeta, sino
también la economía.


Por estos motivos, a continuación Ecolomízate comparte con ustedes algunos consejos y sugerencias para poder reducir el consumo de energía en el hogar. También explicaré sencillamente cómo leer el recibo de luz de la CFE para que puedas analizar tus consumos y prevenir recargos.

Utiliza etiquetas A+++

Las etiquetas energéticas son indicadores de la eficiencia y bajo consumo que un aparato electrodoméstico puede llegar a tener. Se divide en categorías que van desde la G -alto consumo- hasta la A+++ -la más eficiente-. Si bien los productos bajo esta última categoría son mucho más caros, al consumir mucha menos energía provocan, a largo plazo, un ahorro significativo.

Usa bombillas de bajo consumo

Estas nuevas bombillas consumen un 22% menos que las halógenas de bajo consumo y hasta un 80% menos que las antiguas incandescentes. Además, su promedio de vida útil es de aproximadamente 10 años, por lo cual son realmente una inversión para el hogar. De acuerdo a la encuesta realizada por el INEGI, en México, el 84% de los focos que hay en las viviendas es iluminación LED o fluorescente.

¡Apágalos!

Tanto para prolongar la vida útil de los dispositivos como para fomentar el ahorro en energía, se recomienda no dejar televisores, computadoras, consolas de videojuegos o cualquier otro aparato encendido y/o en stand by . Asimismo, tampoco se deben dejar enchufados cargadores de celular, laptops o tablets si no se están utilizando, ya que siguen consumiendo electricidad.

Mídete con los grados

Prestar atención a este punto, además de ahorrarte algunos pesos también cuidará de tu salud, ya que el sistema inmunológico se debilita en ambientes demasiado calefaccionados, o refrigerados en exceso.En invierno la calefacción no debería superar los 21°C, mientras que en verano se recomienda mantener una temperatura promedio de 24°C.

Aprende a «leer la luz»

Los recibos de la CFE a veces pueden resultar confusos por la cantidad de datos e información que en ellos aparece, pero es muy sencillo comprender su contenido.

Para aprender có leer el recibo de luz, Además de tus datos personales e identificativos del servicio, tendrás la lectura del bimestre anterior -expresada en kilowatts hora (kWh)- y por supuesto la lectura actual . La diferencia entre esas dos cifras da como resultado tu consumo , es decir, la cantidad de kWh consumidos en el último bimestre.

En otro apartado saldrá detallado el período de consumo y la cantidad de días facturados, como así también el promedio diario de consumo expresado en kWh y en pesos.

El costo de producción se trata del valor real de la energía consumida, sin embargo, la mayoría de los hogares reciben un subsidio gubernamental que abarata los gastos en energía. De todos modos, no debes olvidar que a mayor consumo menor subsidio, por lo cual si sobrepasas el límite se cobrará con base a una tarifa doméstica de alto consumo (DAC) y el costo de los kWh se incrementará.

Otros indicadores que pueden afectar a la cifra final son las tarifas domésticas -diferentes en cada punto del país- y el uso que puede ser doméstico o comercial.

¡Felicidades! Ya aprendiste cómo leer tu recibo de luz. Por último, no olvides verificar tu fecha límite de pago para evitar la suspensión del servicio.

Deseo que estos tips hayan sido de gran ayuda para incentivarte a reducir tu gasto en electricidad y además cuidar tu bolsillo de forma más consciente.